Mineros asombran al mundo – Un ingenio que sorprende

Rescátennos por favor, queremos seguir viviendo…estas y otras tantas frases acompañadas de impactantes imágenes grabadas por ellos mismos, con sus propios testimonios han calado profundo en los corazones de todos los chilenos y del mundo entero, por su heroísmo y capacidad de sobrevivencia. Son 33 corazones que laten aceleradamente, que yacen en un rincón de las profundidades de la tierra; 33 hombres que un día decidieron seguir el camino trazado por Dios. Estamos seguros que estos genios volverán a ver la luz de la superficie a estar nuevamente con sus familias que tanto anhelan; abrazarse, besarse y juntos compartir esta dolorosa y heroica historia.

Toda profesión u oficio tiene sus altibajos, sus penas y alegrías, sus fracasos y aciertos. Durante su camino hay muchas sendas que seguir, muchas decisiones que tomar; seria lindo que nuestra patria se conecte con sus trabajadores y asuman su “identidad minera”. Seres humanos inteligentes de corazón fuerte que se introducen al fondo de la tierra para rasguñar con sus manos sacándole la riqueza; así gastan sus vidas y alimentan a sus familias. No dudo que están sometidos a duras penas, como el fierro que se endurece con los golpes y el árbol tanto más se arraiga cuanto más fuerte es el vendaval que lo azota. Todo Chile y el Mundo celebran este hecho histórico, y es de esperar que estas tragedias no vuelvan a ocurrir, porque esta se pudo haber evitado como muchas otras que suceden a diario en la construcción, en la agricultura y en actividades tan importantes que dan progreso a nuestra nación. “Debemos ser mas cuidadosos en las normas de seguridad y respetar la dignidad de los trabajadores”.

Estos hermanos esperan con paciencia, fe y esperanza que los engrandece como hijos de Dios. Hoy la esperanza esta viva y no debe morir. Estos hechos deben servirnos para edificar un país más justo, más humano y solidario.