Gente de Trabajo

Tarde muy fría en Santiago la gente no deja de transitar veo pasar niños jóvenes y ancianos; muchos enfermos que descansan o deambulan por plazas y parques en búsqueda de tranquilidad o de una amena conversación.

Las puertas de la “Catedral” de Santiago se han cerrado y debo abandonar el lugar; me acompañan mendigos  que claman por una moneda; son hombres humildes de rostros envejecidos de mirada triste y sus manos morenas y resquebrajadas, por el sufrimiento y el paso de los años. La mayoría vagan por las calles de Aldeas, Pueblos y ciudades , pobres dolientes carentes de amor y cariño, enfermos , desalojados de sus míseros campamentos y conventillos, son gente buena , no le hacen daño a nadie, duermen acurrucados bajo los puentes , hospitales o simplemente en la intemperie , tapados con diarios y cartones; es una realidad que conmueve y entristece. Continue reading