Gente de Trabajo

Tarde muy fría en Santiago la gente no deja de transitar veo pasar niños jóvenes y ancianos; muchos enfermos que descansan o deambulan por plazas y parques en búsqueda de tranquilidad o de una amena conversación.

Las puertas de la “Catedral” de Santiago se han cerrado y debo abandonar el lugar; me acompañan mendigos  que claman por una moneda; son hombres humildes de rostros envejecidos de mirada triste y sus manos morenas y resquebrajadas, por el sufrimiento y el paso de los años. La mayoría vagan por las calles de Aldeas, Pueblos y ciudades , pobres dolientes carentes de amor y cariño, enfermos , desalojados de sus míseros campamentos y conventillos, son gente buena , no le hacen daño a nadie, duermen acurrucados bajo los puentes , hospitales o simplemente en la intemperie , tapados con diarios y cartones; es una realidad que conmueve y entristece.

Mientras  observo estas crudas escenas, reflexiono acerca de las palabras expresadas por nuestro creador; “el ayuno que yo quiero es compartir tu pan con el que tiene hambre, dar hospedaje a los pobres que no tienen techo”.

Cuando ya terminaba mi recorrido por las calles y avenidas de la capital me encuentro con Fernando  Rojas que vive en la plaza al costado de la parroquia “ la divina providencia” en providencia ,su casa es un bulto que guarda entre los árboles. En el lugar hay dos o tres personas mas durmiendo en el suelo.

Fernando rojas, es un hombre alcohólico y al abordarlo  nos cuenta que hace años que vive en la calle; “esta es mi realidad, ayudo a los chiquillos a cuidar autos en la cuadra y ellos me pasan unas monedas cuando se van.” El tenia 5 perros, ahora se quedo con dos los más fieles.

Para el que vive en la calle, los perros son como la familia, una compañía que al mismo tiempo es defensa y abrigo”. Don Fernando y es uno de los tantos hombres que van sin rumbo y pierden  sus vidas sin bien para nadie, sin alegría para ellos y al cabo de algún tiempo sienten  la tragedia de vivir sin sentido.

En chile hay 1.717.478 personas mayores de 60 años entre cuales el 8% se encuentra en situación de pobreza y el 2 % en situación de indigencia.

Esta cifra nos indica que son más de 160.000 mil indigentes en la calle, siendo la región metropolitana donde se concentra la mayoría de ellos.

Reportaje; Lo  Valledor

 

Un ejemplo de solidaridad

 

 

Apostada en avenida cerrillos con departamental de la comuna Pedro Aguirre Cerda, en Santiago. Se encuentra ubicada “La Comunidad Feria  Lo Valledor”

Este recinto cuya superficie es de 240.000 metros cuadrados y al mando de un consejo de administración, siendo su presidente Don Víctor Cornejo. Hombres y mujeres  que por años se han mantenido vivos y activos de sacrificio y esfuerzo.

Es medio día y nos centramos en un mundo para muchos desconocidos; recorrimos sus patios y calles, compartimos con estos hombres y descubrimos que es gente de una generosidad que sorprende. Instituciones de beneficencia, mendigos y minusválidos, subsisten gracias al aporte de sus comerciantes y empresarios.

Los carretoneros, carritos de café con malicia, lustra botas, los tradicionales sándwich de potito, son un encanto que le dan a la feria un aspecto de armonía, tradición y de Chilenidad “ Es Gente de Nuestra Tierra “

Este mercado guarda secretos de tiempos idos del hombre del ayer, de la vieja carreta, callejones polvorientos y las ya no existentes cantinas  rudimentarias.

La señora teresa de Jesús de 84 años de edad, es una de la pioneras; llegó a este lugar hace 42 años, no descansa, trabaja como si su vida recién comenzara , entregando la sabiduría y el secreto del emprendimiento .

La encontramos en su negocio, sentada frente a su tradicional brasero, es encantadora; nos cuenta que Lo Valledor es su segundo hogar y que seguirá trabajando hasta que muera. Esta señora da cobijo a los pobres y ancianos, entregándole amor y cariño , un café calentito, o una refrescante bebida.

En el reciente terremoto que azoto a gran parte de nuestro país, afloro en estos hombres su veta solidaria, reuniendo mas 100 toneladas de frutas , verduras , alimentos no perecibles y agua embotellada para las victimas que lo perdieron todo.

“Siempre es bueno ver por dentro a las personas, cuando ocurren estas grandes catástrofes. La gente demuestra lo que realmente se es.”Queremos  enfatizar la importancia de los pioneros que en un día abrieron surcos fecundos en la tarea de construir un mercado con dedicación titánica dotados de una tenacidad, y valor extraordinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *